Del 20 al 22 y del 24 al 29 de julio de 2012

Electra

Texto de Vicente Molina Foix a partir de Eurípides

Electra es el vehículo conductor de la fuerza de la tradición, del pasado. En un espacio natural sin accesorios con la pureza de la lealtad y la obsesión por la justicia sin paliativo, Electra lleva a cabo
su misión.
Tierra, agua, fuego y aire son los contenedores de esa energía que emana de la lealtad, del dolor, del rencor , del deseo de venganza y del amor. La acción de Electra es o puede ser censurable pero ¿cómo se lucha para corregir una injusticia sin caer en la barbarie? ¿Cómo debe reaccionar el hombre ante la inmunidad de los actos que ante él se producen? ¿Qué hacer cuando la ley es débil, corrupta e ineficaz? ¿Debe el hombre permanecer apático a su propia causa herida y
humillada?
Electra representa esa necesidad personal de la justicia. Para ella la vida no tiene sentido, ni el enamoramiento , ni la sexualidad, ni cualquiera del resto de los placeres pueden disfrutarse si esa vida, más o menos feliz, tiene sus raíces en un crimen, en un abuso, en una pérdida tan grande como en este caso la muerte violenta de un padre. Electra encuentra al fin a Orestes que en definitiva es un ser
ajeno a esta historia… un ser educado lejos de este mar de sangre, de esta tierra abrasada, de este agua contaminada, de este aire podrido. Orestes se ve inmerso en este universo y es arrastrado por él. La humanidad que Eurípides da a sus personajes, su cercanía, nos afecta de un modo inmediato. ¿Si la corrupción moral impera, la deshonestidad alardea de su impunidad, el abuso es evidente y además, cuando los poderes -esos dioses inexistentes ya- fallan, o son ellos mismos los creadores del caos, tiene el hombre que cegarse y violentar el sistema? La sinrazón no puede, no debe crear sinrazón. Pero a veces ¿cómo no entenderla?

José Carlos Plaza

SINOPSIS

La sangre llama a la sangre… La violencia engendra violencia: El rey Agamenón mata a su hija Ifigenia como ofrenda a los dioses de la Guerra, y a su vez muere a manos de Clitemnestra y su amante Egisto, que usurpan el poder. Electra, hija de Agamenón y Clitemnestra, mantiene, a costa de su vida personal, la llama del rencor, de la justicia y la venganza… Espera, casada a la fuerza con un aldeano, la vuelta de su hermano Orestes. Éste llega al fin… Un joven educado fuera de estas tierras abrasadas es envuelto por las historias del pasado -encarnadas en su hermana Electra- que le arrastran a cometer más crímenes: el de Egisto y el de su propia madre. ¿Esa cadena de sangre acabará alguna vez?