16 de julio de 2015

Edipo Rey

sobre textos de Sófocles

“Que mi destino siga su curso, vaya donde vaya”

La necesidad de saber la verdad, el imposible control absoluto del destino y la búsqueda de su propio origen arman la historia de un hombre que, al investigar un crimen, descubre que él es el asesino de su padre y el amante de su madre, poniendo en cuestión los límites y las posibilidades del entendimiento humano.

“Edipo descubrirá que su grandeza tenía pies de miseria. Que su historia es la del hombre que lo era todo, y en realidad era menos que nada. La historia del hombre que por salvar a la ciudad, se hundió a sí mismo. La historia del hombre que al descubrir la verdad decidió no volver a ver la luz.”

Alfredo Sanzol