22.08.2019

Los talleres Ceres del Festival de Mérida llevan la cultura y el teatro grecolatinos a veinte municipios extremeños

Veinte compañías de la región han desarrollado acciones formativas durante el verano en diez localidades de cada provincia

Unos 430 alumnos de todas las edades han participado en los diferentes cursos de teatro en julio y agosto

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha esparcido la cultura y el teatro grecolatinos a lo largo y ancho de la geografía extremeña durante todo el verano. Lo ha hecho a través de los talleres Ceres de teatro que han impartido veinte compañías de teatro de Extremadura en veinte localidades, diez en la provincia de Cáceres y otras diez en la de Badajoz. Unos 430 alumnos han participado en estos cursos en los meses de julio y agosto.

Esta actividad formativa dirigida a aficionados al mundo del teatro y la interpretación de todas las edades comenzó hace seis años con el objetivo de llevar el conocimiento de los textos clásicos a todos los rincones de Extremadura y aumentar la conexión y el conocimiento del Festival de Mérida más allá de la capital extremeña y de sus extensiones (Cáparra, Medellín y Regina), involucrando a los habitantes de las localidades participantes y a las compañías teatrales que trabajan profesionalmente en el sector de las artes escénicas de la región.

El Festival de Mérida busca también con esta iniciativa formar y crear nuevos públicos acercando la esencia y los orígenes del teatro a través de la formación.

Los talleres han abordado el teatro grecolatino desde diferentes ángulos, como la interpretación (el lenguaje corporal, el coro, el gesto o el movimiento), o la teoría teatral, como la historial, la cultura y otros aspectos de la escena.

En el caso de Torrejoncillo por ejemplo, el curso desarrollado por El Teatro de las Bestias ha trabajado sobre textos de Medea y Edipo para los alumnos adultos y los alumnos infantiles han utilizados textos de las Musas extraídos de la Teogonía de Hesíodo. En ambos casos, los textos se han trabajado a través de la palabra, el verso, la musicalidad, el conocimiento del cuerpo, entre otras herramientas.

En Palomas se ha interconectado el teatro y las redes sociales. Los alumnos del taller impartido por El Avispero Producciones desconocían toda técnica teatral y no habían visto ni teatro ni cine, únicamente conocían los vídeos de Youtube. Por ello, se decidió adaptar el rapto de Paris y trasladarlo al siglo XXI donde los dioses son youtubers. “De esta manera, hemos conseguido atrapar a los pequeños y mostrarles a través de la metáfora que los problemas y conflictos de los que hablan no están tan alejados de nuestra sociedad actual”, explica Simón Ferrero, de El Avispero.

Vincular a la población rural con el mundo de las artes escénicas es otro de los objetivos, ya que mientras en algunos municipios, como Puebla de la Calzada, tienen una gran conexión con el teatro, incluso con el mantenimiento de una escuela municipal de teatro; en otras localidades este mundo es algo ajeno.

Este año las 20 las localidades extremeñas que han acogido los talleres han sido: en la provincia de Badajoz, se han impartido en Monesterio, Herrera del Duque, Puebla de la Calzada, Cabeza del Buey, Medellín, Casas de Reina, La Albuera, Navalvillar de Pela, Alconchel y Palomas. Y en la provincia de Cáceres, los talleres se han llevado a cabo en Hervás, Navalmoral de la Mata, Casar de Cáceres, Plasencia, Guadalupe, Arroyo de la Luz, Torrejoncillo, Villanueva de la Vera, Moraleja y Valencia de Alcántara.

Las compañías que este año han impartido los cursos durante los meses de julio y agosto han sido Ayuso Producciones, Cómicos Crónicos, El Avispero Producciones, Francisco Blanco, Glauka Producciones, La Estampa Teatro, Manuela Sánchez, Noa Producciones, Suripanta Teatro, Albaduleke, Atakama Producciones, Asaco Producciones, Camerino Producciones, Cíclica Teatro, Karlik Danza-Teatro, La Escalera de Tijera, Pedro Penco, Maltravieso Teatro, Teatro de las Bestias y X3 Producciones.

En todos los municipios se ha contado con la colaboración de los ayuntamientos para dotar a las compañías y a los alumnos de locales y de infraestructura necesaria para llevar a cabo la formación.