Del 21 al 25 de julio de 2021

Hipatia de Alejandría

De Miguel Murillo

Hipatia observa estremecida cómo sus ideas sobre la convivencia son echadas por tierra por los sucesos que ocurren a su alrededor. Aliada de aquellos que descubren en la razón la solución de muchos de aquellos problemas, como es el caso del prefecto de Roma en Alejandría, Orestes, Hipatia es acosada por los más fanáticos y extremistas seguidores del patriarca Cirilo que la condenan a muerte.

Hipatia sufrirá una muerte terrible a manos de esos fanáticos y ante la impotencia de sus seguidores. La Historia ha especulado mucho sobre los culpables de la muerte de Hipatia y se ha llegado a una conclusión universal: a Hipatia la asesinan el fanatismo, la intolerancia y la ignorancia.

Por motivos evidentes, algunos absolutamente vigentes en la actualidad, creemos que llevar a escena este capítulo y este personaje de la antigüedad clásica, protagonista de una auténtica tragedia, y teniendo como base sus teorías, enseñanzas e ideas transmitidas a lo largo de los siglos por sus discípulos, es más que oportuno en estos tiempos de involución que vivimos. Hipatia muere y se apaga sobre sus escritos, que sus asesinos quisieron acallar para siempre, como se apagó aquel Faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo y símbolo del conocimiento frente a la superstición. Pero esa muerte dejó un mensaje de esperanza para los hombres, y sobretodo las mujeres del futuro ya que tras su muerte la escuela neoplatónica cobró pujanza y volvió a iluminar las
tinieblas de los siglos.

Esta obra nos cuenta la historia de Alejandría y la de Hipatia, sus deseos, sus realidades, sus amores y sus duelos.