Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

Compra ya tu entrada

Inicio > Prensa > ‘Aquiles, el hombre’ construye una metáfora actual de la guerra en el cuarto estreno del Festival de Mérida

‘Aquiles, el hombre’ construye una metáfora actual de la guerra en el cuarto estreno del Festival de Mérida

25/07/2016

‘Aquiles, el hombre’ construye una metáfora actual de la guerra en el cuarto estreno del Festival de Mérida

Toni Cantó protagoniza el espectáculo basado en la ‘Ilíada’ que dirige José Pascual con un reparto de diez actores y que se estrena el miércoles

El Teatro Romano de Mérida se convertirá en una gran playa de arena blanca frente a las murallas de Troya con 25 toneladas de polvo de cuarzo

El Festival de Mérida se zambulle desde el miércoles en la Ilíada de Homero con Aquiles, el hombre. El cuarto estreno de esta 62 edición del Festival se aproxima por primera vez a la figura del gran héroe griego y a su decisiva actuación en la guerra de Troya para construir una metáfora contemporánea de la guerra con un espectáculo “intenso, potente y dinámico”, según lo describe su director José Pascual. “Nuestro objetivo es transmitir al espectador el clima enloquecido de cualquier guerra”, explica. De ahí su puesta en escena atemporal.

 

El actor Toni Cantó se mete hasta el próximo domingo en la piel de Aquiles, el mítico personaje de la Ilíada que se presenta aquí no tanto como un héroe y un semidios sino como un hombre que se debate entre la angustia de cumplir su destino y su deber, como es el de continuar con la guerra y morir, o dejarse llevar por sus sentimientos. “Aquiles es un visionario, un antisistema, un creador, que por primera vez se plantea no solo que las cosas pueden ser de otra manera, sino que pueden ser mucho mejor”, lo define Cantó.

 

Diez actores en total dan vida a unos episodios extraídos de la Ilíada dramatizados por Roberto Rivera. Acompañan a Toni Cantó sobre el escenario, Ruth Díaz en el papel de Briseida, la viuda troyana raptada por Aquiles; Pepe Ocio como Néstor, Philip Rogers en los papeles de Calcas y Priamo; David Tortosa como Ulises, Rubén Sanz como Ayax y Héctor, Óscar Hernández como Diomedes; Miguel Hermoso como Agamenón y el desconocido, Lourdes Verger como la sacerdotisa y Octavi Pujades como Patroclo.

 

Un inmenso desierto de arena

 

El Teatro Romano de Mérida se convertirá hasta el domingo en la costa de Troya, un inmenso desierto de arena. La escenografía creada por Curt Allen Wilmer transformará con 25 toneladas de polvo de cuarzo blanco la tradicional arena del escenario en una playa ante las murallas de Troya donde los barcos griegos permanecen varados desde hace nueve años.

 

Nueve años desde que una alianza de los pueblos griegos se pusiera en marcha para vengar la afrenta del rapto de Helena, esposa de Menelao, a la que el troyano Paris custodia tras los muros de Ilión. Pero Troya se muestra inexpugnable y el desaliento y la discordia hacen su aparición en el campamento aqueo. Todos los ojos se vuelven hacia Aquiles, el más poderoso de los guerreros griegos, el héroe semidivino del que se espera una intervención decisiva que haga cambiar el curso de la batalla. Pero Aquiles, hastiado de la guerra, se pregunta si merece la pena cumplir su destino.

 

El vestuario contemporáneo con toques clásicos diseñado por Pier Paolo Álvaro completa esa ambientación actual y atemporal que busca el espectáculo para situarnos en la guerra de Troya o en cualquier guerra.


Compartir: Facebook