Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

Compra ya tu entrada

Inicio > Prensa > Emoción y agradecimientos en una gala de los Ceres 2015 llena de luces, efectos especiales y música

Emoción y agradecimientos en una gala de los Ceres 2015 llena de luces, efectos especiales y música

28/08/2015

Emoción y agradecimientos en una gala de los Ceres 2015 llena de luces, efectos especiales y música

La gala de los Ceres arrancó en su cuarta edición presentando un sinfín de caras conocidas en la alfombra naranja del photocall de bienvenida. Una fiesta del teatro, cita obligada para grandes nombres de la escena, que sirvió de homenaje “emocionado y agradecido” para quienes ya no están, como la recientemente desaparecida Lina Morgan.

De nuevo un sobresaliente maestro de ceremonias, Carlos Sobera, marcó el nexo de unión entre las intervenciones visuales y las representaciones de los diferentes artistas que subieron a la escena interpretando textos antiguos. De la mano de Natalia Millán, Tina Sainz, Tristán Ulloa o María Pujalte cobraban vida personajes como Medea, Praxágora , Edipo y Antígona respectivamente. Todo ello acompañado de los efectos visuales del mapping y de las actuaciones musicales de Luz Casal y José Mercé, el canto a la memoria del teatro y su futuro centralizaron la atención de miles de espectadores en el Teatro Romano de Mérida, convirtiendo la gala en Trendding Topic en Twitter.

La primera estatuilla fue a parar al conjunto de la compañía Morboria, Ceres a la Mejor Caracterización, que dedicaron el premio a todo su equipo de trabajo y a los profesionales que se ponían en sus manos “un reconocimiento muy importante para nosotros”. Algunos, como Pedro Moreno, Ceres al Mejor Vestuario, recordaron sus primeros pasos por el teatro de Mérida. “Gracias infinitas por este premio, que recibirlo de estas piedras lo hace más importante”, señaló el modisto. O Aitor Tejada, que recogía el Ceres a la Trayectoria Empresarial como parte del equipo de Kamikaze Producciones: “Venir a Mérida a trabajar es un lujo, ojalá se repita pronto”.

Especialmente abrumados por el reconocimiento a su interpretación se mostraron Pedro Casablanc, Ceres al Mejor Actor, y Aitana Sánchez-Gijón, Ceres a la Mejor Actriz, que expresó un cariño inmenso a su personaje, Medea. Ha sido “el más apasionante de mi carrera”, reconoció Sánchez-Gijón. “El día que interpreté a Medea aquí fue el más feliz de mi vida profesional –declaró- este espectáculo concebido para el Teatro de La Abadía, en un espacio íntimo, no sabíamos si daría la talla en Mérida… pero al venir aquí, supe que esta era la casa de Medea”.

Por su parte, Pedro Casablanc agradeció a su compañera de reparto en Los cuentos de la peste el haber recibido el Ceres por su actuación en esta obra: “Gracias Aitana, es un privilegio compartir esto contigo”. “Me siento abrumado y contento por un premio que no me esperaba”.  Añadió: “La primera necesidad de un pueblo, después del pan, es la educación, y mientras esto no se tenga en cuenta en España vamos mal, los que gobiernan se preocupan por otras cosas ahora más que por la cultura”.

También quisieron resaltar la importancia del teatro Juan Sanz y Miguel Ángel Coso, premiados con el Ceres a la Mejor Escenografía, al animar “a los que desde vuestro puesto de responsabilidad podéis ayudar a mantener lo que estáis viendo”. Y Aurora Rosales, que recogió el Ceres al Mejor Espectáculo concedido a la obra el Rei Lear, quien consideró que “pese a las políticas culturales nefastas, el público sigue viniendo al teatro y nos dan esa fuerza para seguir”. A ellos se unían las palabras de Carles Alfaro, Ceres al Mejor Director de Escena, cargadas de sensibilidad hacia la profesión: “El teatro nos enseña a escuchar, a ponerse en el lugar del otro”.

 Nervios a flor de piel. Alberto Conejero, Ceres al Mejor Autor, dio un mensaje muy claro al recoger el premio. “Esta obra habla de la memoria como parte de la justicia, y esta noche quiero dedicarle esto a las familias que siguen buscando a sus parientes en las cunetas”, dijo. Por su parte, Mariano Marín, Ceres a la Mejor Composición Musical, humildemente agradeció “no solo el premio sino haber abierto esta categoría. Soy el primero pero no seré el último músico en estar aquí”.

La escena extremeña estuvo representada por la producción El Cerco de Numancia, vencedora del Ceres del Público y de la Juventud. Un conmovido José Francisco Ramos recibió el galardón de la Juventud, agradecido por haber tenido la oportunidad de formar parte del elenco. Más veteranos ya, representantes de Verbo Producciones recibían su segundo Ceres del Público por esta obra. El director Paco Carrillo, el productor y actor Fernando Ramos y el autor Florián Recio se mostraron complacidos por “la fe ciega” que el Festival había depositado en ellos una vez más. “Gracias a eso pudimos trabajar con una libertad absoluta, larga vida al Cerco de Numancia y al Festival de Mérida”, resaltó Ramos.

Sobre el escenario pusieron punto y final a la entrega de premios una espectacular Concha Velasco y José Sacristán. Este último recibió el Premio Emérita Augusta por su larga trayectoria profesional de manos de su amiga y colega Concha Velasco. “Me siento honrado, agradecido y emocionado, especialmente emocionado porque en este templo dio un giro mi carrera (…) Este reconocimiento que se me hace aquí viene a decirme que el camino recorrido no ha estado del todo desencaminado”, declaró el actor tras una prolongada ovación de aplausos que puso al teatro al completo en pie y resumió la noche con una sola frase: “Verdaderamente, para momentos así se vive”. 


Compartir: Facebook